El humo quirúrgico, un agente peligroso en los quirofanos

diciembre 20th, 2018 | Posted by admin in Medical Cañada

La tecnología en la cirugía ha traído consigo muchos beneficios: las intervenciones son más cortas, las enfermedades se pueden solucionar, el postoperatorio es más liviano y la operación menos invasiva. Sin embargo, algunos de los productos que aceleran y facilitan las intervenciones, pueden ser dañinos para la salud. El el caso de los bisturís eléctricos, los cuales generan un humo tan perjudicial como peligroso.

Pese a que no se conoce con exactitud la composición física y química del humo quirúrgico, las sustancias y los microorganismo identificados deberían ser razón suficiente para considerarlo potencialmente peligrosos. El instrumental quirúrgico puede “nebulizar el aire de quirófano virus y células viables, partículas de pequeño tamaño, mutágenos, carcinógenos y otras sustancias tóxicas. El análisis químico ha mostrado que su contenido es un 95% de vapor de agua y un 5% lo componen productos químicos y restos celulares”. Dichas partículas causan, entre otras, cefaleas, irritación y sensación de dolor en los ojos, nariz y garganta, incluso algunos componentes como el benceno y el butadieno, son carcinógenos conocidos.

Respecto a los pacientes se ha publicado que su exposición breve a éste humo generado por laser durante una cirugía mínimamente invasiva produce cambios en la conformación bioquímica dela hemoglobina. Por lo tanto, la exposición crónica del personal de quirófano es todavía más preocupante. Incluso durante los procedimientos por laparoscopia se ha demostrado que se producen concentraciones altas de monóxido de carbono que pueden conducir a una elevación de la carboxihemoglobina.

Las medidas preventivas que actualmente obliga la normativa son insuficientes. La correcta renovación del aire de la sala quirúrgica – cada 15-20 ocasiones por hora-deberían combinarse con otras medidas. No obstante, los equipos de protección individual, como las mascarillas higiénicas o los respiradores de filtros de partículas, aunque presentan un alto porcentaje de eficacia, no son prácticas en el uso clínico diario. La incomodidad que produce el uso de respiradores,unido a la condiciones ambientales del quirófano y la duración de las intervenciones, son inconvenientes evidentes. Igualmente, para cuidar los ojos se deberían añadir pantallas faciales, máscaras o gafas con protección lateral.

Por su parte, los aspiradores dehumos quirúrgico están recomendados por la US National Institute forOccipational Safety and Health de Estados Unidos, con una succión de altavelocidad de captura e indican que el aspirador debe estar conectado siempreque se produzca el humo quirúrgico. Durante los procedimientos de laparoscopiaes recomendable el empleo de sistemas de filtración conectados a uno de lostrocares, para evitar la inhalación de los empleados de quirófano de virus y célulasviables, partículas .

No todo está perdido

Pero donde está peligro, también existe la solución. El bisturí eléctrico evacuador de humo de CIMPAX es capaz de cumplir con el cometido de realizar la incisión de igual manera que cualquier otro, pero con la diferencia de que dispone de un sistema, unido a un motor, que hace que todo el humo que se produce sea absorbido y pasado por un filtro. 

Para más información, vista nuestra web o envía un correo a marketing@medicalcanada.es

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *