La vuelta de vacaciones suele ocasionar un trauma a todos los niveles tras unos días o mes de ocio.
El verano es una oportunidad estupenda para descansar, salir de la rutina, viajar y desconectar; sin embargo, también realizamos excesos: cambios en los hábitos alimentarios, de sueño, en la forma de relacionarnos con nuestros familiares, pareja, amigos, gastos imprevistos… que pueden desequilibrar nuestro estado mental e impedir que recuperemos la rutina habitual con normalidad.
Por ello te facilitamos los pasos a seguir para una recuperación post vacacional rápida y sin trauma:

  1. Empieza por practicar algún tipo de deporte, ya que de esta forma será más fácil recuperar tu equilibrio mental liberando endorfinas y serotonina, lo que hará que te encuentres mejor de ánimo y te ayude a recuperar el sueño.
  2. Disfruta de una dieta saludable, come comidas ligeras y libérate de los excesos del verano.
  3. Dale a tu cuerpo ‘lo que se merece’, es decir, mímate y disfruta de tratamientos para tu cuerpo y mente.
  4. Crea metas reales a corto plazo y prémiate según las consigas, esto hará que te motives.
  5. Busca y encuentra unos minutos para relacionarte con tu familia y amigos ya sea un paseo en la calle, en el gym, o en el bar de enfrente. Lo importante es tener unos minutos para conversar y liberar la mente del estrés de trabajo y la rutina diaria.

 

¡Disfruta cada día, haz que sea diferente!

 

Resultado de imagen de fin de las vacaciones