¿Qué es abdominoplastia?

Porque tenemos que usar las mallas titanizadas

Es muy importante saber la diferencia entre la cirugía de hernia ventral y la abdominoplastia, ya que se realizan en la misma área y a menudo tienen origen común, por eso el 95% de los pacientes están interesados en combinar la cirugía de hernia con la abdominoplastia.

 

 

La abdominoplastia es la cirugía estética, en la que se corrigen los defectos del abdomen, tanto en la piel, como en la grasa y la musculatura; en la mayoría de casos para mejorar su aspecto. Los pacientes que suelen someterse a esta cirugía con mucha frecuencia son mujeres después del embarazo para corregir las deformidades abdominales.

Un punto muy importante es que si una mujer ha decidido someterse a una abdominoplastia, es recomendable que no vuelva a quedarse embarazada.

La cirugía no es para adelgazar ni para que el paciente esté en su peso idóneo. La operación no quita la totalidad de las estrías, solo elimina las que están en la piel sobrante. La cicatriz resultante de la cesárea no suele interferir en la cirugía plástica abdominal.

 

Usar la malla titanizada en abdominoplastia es reforzar el musculo y prevenir una futura hernia.

Las mallas titanizadas se usan para corregir las hernias y las zonas débiles sin hernias. Los cirujanos las recomiendan también como refuerzo del plano muscular para evitar la recurrencia de los cambios.

Gracias a su excelente biocompatibilidad, garantiza una excelente calidad de vida y un periodo de convalecencia más corto.  La titanización muestra menores casos de seromas postoperatorios.

Menos dolor postoperatorio: los pacientes sufren menos dolor y, por lo tanto, el consumo de analgésicos es menor.

Tiempo de recuperación más rápido: El uso de mallas titanizadas permite a los pacientes volver antes a la vida cotidiana sin síntomas.

Encuentra más información en nuestra web:

https://www.medicalcanada.es/mallas-titanizadas-para-hernia-inguinal-p026-0002